Home < Diócesis < Villarrica celebró el Congreso Mariano 2021: “Contigo Madre oramos por Chile”

Villarrica celebró el Congreso Mariano 2021: “Contigo Madre oramos por Chile”

Este domingo 24 de octubre se celebró el 42° Congreso Mariano, bajo el lema “Contigo Madre oramos por Chile”, en la Catedral de Villarrica, “La Ciudad de María”.

Este tradicional encuentro iniciado por nuestro querido Hermano Onofre y Monseñor Guillermo Hartl, reunió a fieles de toda la Diócesis de Villarrica en oración bajo el manto protector de la Santísima Virgen María, pidiendo su intercesión para que hayan santos sacerdotes y santas religiosas para nuestra Iglesia chilena.

La celebración comenzó a eso de las 9:30 horas con la bienvenida a los peregrinos, seguido del Santo Rosario a las 10:00. A las 11:00 celebró la Santa Misa nuestro Obispo Emérito, Mons. Sixto Parzinger, quien este año cumple 90 años de vida.

Lo acompañaron nuestro obispo Mons. Francisco Javier Stegmeier y algunos sacerdotes de nuestra Diócesis. Sirvieron en el altar los seminaristas de nuestro Seminario Mayor San Fidel.

Mons. Sixto comenzó su homilía afirmando que “es una tarea siempre cultivar la devoción a la Virgen y siempre reconocerla como la más grande y santa. Dios mismo la ha elegido personalmente como su esclava más humilde”.

También aprovechó de felicitar al Apostolado Mariano por organizar esta “acción de gracias y reconocimiento, porque Dios ha hecho a María grande, porque los más pequeños serán los más grandes conforme a esta actuación de Dios”.

Sobre el Evangelio del domingo, el pasaje del ciego Bartimeo, Mons. Sixto señaló que “muchas veces estamos ciegos espiritualmente y no reconocemos al Señor como lo ha hecho la Virgen María. Hoy, esta celebración debe animarnos a buscar siempre al Señor y verlo en todo lo que sucede”.

“El sabe por qué suceden las cosas Él los quiere animar a que lo busquemos y clamemos con voz fuerte: ¡Jesús Nazareno, ayúdame, yo necesito que me hagas ver!”.

Mons. Sixto explicó que “a muchas personas les molestaba (Bartimeo). Así que puede ser que tu devoción (tu grito) moleste a otras personas, que dicen ‘cállate´, ‘esto exige mucho para nosotros’, pero entonces el ciego clamaba aún más fuerte: Jesús, Hijo de Dios, Jesús de Nazaret, ¡Ayúdame!'”.

“Entonces Cristo lo llamó y él con un salto se fue donde Jesús que le preguntó ‘¿qué quieres de mí?’, a lo que el ciego respondió ‘que yo vea, eso es lo primero para mí’. Y Cristo vio su fe, vio que él lo reconoció como Dios”.

“¿Jesús le dijo ‘tu fe te ha salvado’ y con esto nos anima a todos nosotros a conocer nuestra fe profundamente y creer con nuestra alma, esfuerzo e inteligencia interior. Porque no es simplemente inteligencia, es realmente tomar en cuenta de que quien nos habla en el Evangelio es el mismo Hijo de Dios, Jesús, que es la maravilla más grande que pudimos pensar. Quien vino a fundar la Iglesia y quien se sacrificó para salvar a toda la humanidad y dar a toda persona la posibilidad de salvarse eternamente. El mismo Hijo de Dios, su palabra es verdad porque Dios es la Verdad en persona”.

Mons. Sixto animó a los fieles a acudir al sacramento de la Confesión, “institución personal de Cristo”, porque recibimos gracias muy importantes para nuestra vida, muerte y eternidad.

Y también quien reparte las gracias es la Virgen Inmaculada. “Tenemos que invocarla y rezar el Santo Rosario”, afirmó Mons. Parzinger.

“María es la colaboradora más íntima de Dios. Ella siempre estaba presente para decir ‘sí, Señor’ y también en la persecución de Herodes que quería matar a su propio hijo. Hoy día también hay muchos que quieren exterminar la Iglesia y persiguen a los creyentes, pero Cristo quiere nuestra fidelidad y nuestra confianza. Y cuando vivimos así aflora la alegría”.

“Hoy vemos cómo Dios nos ha favorecido como favoreció a la Virgen María. Los grupos de oración del rosario y la participación en la Misa son también un signo de un ‘sí al Señor’, de decirle ‘yo estoy conforme y me alegro por tantos favores y hermosura que tu me das en esta fe que Cristo ha traído del cielo y nos ha entregado a nosotros”.

Dar testimonio es también alegría para los fieles, sostuvo Mons. Sixto, “aunque nos critiquen o persigan”. “Uno debe cuidarse de no caer en las redes del adversario, porque eso es muy peligroso”.

“La Virgen nos acompaña y se alegra por este grupo grande que siempre está en su senda y es fiel a ella en sus oraciones diarias, que reza por todo el mundo, para que sea mejor y siempre de Dios. Porque Dios es nuestra gloria, así como también el hombre es gloria de Dios, como dijo san Ireneo. Tenemos que mostrar que realmente somos buenos creyentes y alegres. Que el fin sea la gloria del señor, la visión beatífica y la presencia eterna en el cielo. Amén”.

A mediodía se inició la tradicional procesión a la Gruta de Ntra. Sra. de Lourdes, donde se realizó la “Consagración al Inmaculado Corazón de María” y entrega de la imagen de la Virgen peregrina, bendición y envío.

Gracias a todos los que participaron de este hermoso encuentro organizado por el Apostolado Mariano.

Puede ver la transmisión del Congreso Mariano 2021 pulsando AQUÍ.