Home < Mensaje del Obispo < Reflexión de Mons. Stegmeier: “Proyecto de Constitución”

Reflexión de Mons. Stegmeier: “Proyecto de Constitución”

 

Hermanos en Jesucristo:

Hoy se entrega la propuesta del nuevo texto constitucional. Tendremos dos meses para estudiar el texto y, bien informados, decidir responsablemente. Está en juego el futuro de Chile y el de muchas generaciones.

 

Escribiré algunas columnas para dar luces según la perspectiva de la capacidad natural de la razón y de la Palabra de Dios de conocer la verdad acerca del hombre y de la sociedad. El proyecto de Constitución, en efecto, no solo hace referencia a aspectos de índole político en los que puede haber una legítima diversidad de pareceres, sino que subyace una concepción de la persona humana, de la familia y de la sociedad.

En el nuevo texto constitucional hay una historia del porqué de su origen y también del desarrollo de su redacción, todo ello informado por la prensa y las redes sociales. Eso explica en parte la redacción del proyecto de Constitución que se presenta hoy. No será de esto de lo que trate en mis columnas.

 

También hay propuestas políticas concretas –entre otras muchas, por ejemplo, la eliminación del Senado o la plurinacionalidad del Estado- que suponen una ruptura con la bicentenaria tradición constitucional de la República de Chile y que cambiarán significativamente la fisonomía actual del país. Tampoco entraré en estas materias, de las que hablarán los especialistas.

En las  columnas intentaré mostrar cómo la concepción del proyecto constitucional acerca de la persona humana, del matrimonio, de la familia, de la educación, de la religión, de la sociedad y del mismo Estado es incompatible con la verdad natural y con la revelación divina.

 

El Papa emérito Benedicto XVI señaló que para un católico hay principios no negociables en relación al Estado: Respeto de la vida humana desde su concepción hasta su muerte natural, familia fundada en el matrimonio entre hombre y mujer, libertad de los padres de educar a sus hijos, libertad religiosa y  promoción del bien común.

 

Ninguno de estos principios se respeta en el proyecto constitucional.

 

+Francisco Javier Stegmeier Schmidlin

Obispo de Villarrica.