Home < Testimonios de Fe < De ateo convencido a católico en 14 meses porque «escuchaba a Jordan Peterson y me quedé enganchado»

De ateo convencido a católico en 14 meses porque «escuchaba a Jordan Peterson y me quedé enganchado»

(Tomado de Religión en Libertad)

Rohan Bald, estudiante de cuarto año de Medicina en la Universidad de Glasgow, es miembro de la Iglesia Católica desde esta Pascua de 2019. Hace apenas 14 meses era un ateo dogmático, convencido. Pero no un ateo sereno, humanista, de los que dicen que hay que ser bueno y virtuoso “porque sí”. Él era un ateo nihilista, que, en su opinión, es la forma coherente de ser ateo.

“Yo era devotamente ateo”

“Yo era devotamente ateo y explícitamente me declaraba ateo. Creía que la vida no tenía sentido”, explica al Scottish Catholic Observer.

Fue bautizado anglicano siendo bebé, pero sin recibir apenas formación cristiana. “Mi padre dice que él es cristiano sin Cristo. Mi madre es vagamente espiritual”, explica.

Él se hacía preguntas importantes sobre la vida, la muerte, Dios… y nadie le respondía nada con sentido, así que a los 11 años rechazó lo poco que sabía del cristianismo.

Asumió que “no hay verdad en la vida, y esa vida es bastante desagradable. Yo era egoísta, perezoso, desmotivado, buscaba sólo mi beneficio. Vivía según la idea de [Richard] Dawkins de que ‘el universo no tiene sino una indiferencia inclemente’. Durante años no podía quitarme de la cabeza que algún día moriría. Si vas a morir, todo lo que haces es un castillo de arena, se convertirá en polvo. Invertir esfuerzo en cualquier cosa cuesta, así que ¿para qué molestarse?”

La pregunta ética… y Jordan Peterson

A Rohan Bald quizá lo que le salvó fue que no dejó de hacerse preguntas por el sentido de las cosas, de la vida, y no dejó de leer y de buscar más respuestas.

Hablaba con algunos amigos y compañeros y les preguntaba por qué eran cristianos. Ellos le respondían que por la propuesta ética del cristianismo, que da sentido a la vida. ¿Y de dónde habían sacado ese sentido sus amigos? A ellos les había ayudado mucho leer y escuchar al psicólogo y conferenciante canadiense Jordan Peterson.

Empecé a escuchar a Jordan Peterson en julio de 2017 y me quedé enganchado.Escuchaba sus podcasts siempre que podía, camino al trabajo, en el descanso. Me agitaba, sacudía mis axiomas. Sus materias te ayudan a cambiar tus valores, pero no te hacen recorrer todo el camino. Empecé a pensar que quizá hay verdad y significado y él me señalaba hacia el cristianismo”.

Un ejemplo de 17 minutos de cómo Peterson habla de Biblia, ética y psicología

Jordan Peterson insiste en sus charlas: la vida tiene sentido, hay que tomar las riendas, vivir una vida virtuosa, entender que lo luminoso y lo oscuro habitan en nuestro interior, y que la Biblia guarda la sabiduría psicológica y humana de muchas generaciones que enseña cómo vivir y con qué actitud, de agradecimiento y maravilla, y no de rencor y derrotismo.

La Biblia, Jesús, Lewis y Job

“Entonces pensé: ey, la Biblia dice algunas cosas interesantes, debería investigarlas“, explica Rohan. Y para entender más y mejor, empezó a leer también libros de C.S.Lewis y de G.K.Chesterton, porque veía que muchos lo recomendaban en Internet.

C.S. Lewis, también él converso al cristianismo, escribió obras muy
populares como Crónicas de Narnia, Mero Cristianismo o Cartas del
diablo a su sobrino

Leyó la argumentación clásica de C.S.Lewis sobre Jesús: o Jesús era un mentiroso, o era un loco o era el Señor, Dios mismo hecho hombre, como Él mismo decía ser. “Eso me colocó al borde”, admite. Había que decidirse. Además, Lewis le ayudaba a entender qué piensan los cristianos de Dios, “que está detrás de todo en el universo como un pintor está detrás de una obra pictórica”.

Además, se le encargó hacer un trabajo sobre psicología y religión en clase, y tenía que consultar el Libro de Job. No es mala lectura para que un futuro médico reflexione sobre el dolor, la enfermedad, la pérdida… y el misterio del sufrimiento de los buenos. Quiso entender más sobre la Biblia y devoró unas 300 o 400 horas de vídeos y audios en marzo y abril de 2018 en the Bible Project, que explica los libros bíblicos de manera ágil y relevante con dibujos y un estilo directo.

Y pasó todo verano de 2018 leyendo libros, especialmente de Lewis y Chesterton.

¿Por qué católico?

Rohan Bald nunca había prestado mucha atención al hecho de que hay cristianos de distintas iglesias y denominaciones. Un día tecleó “católico” en Google y le aparecieron los vídeos de Robert Barron, popular evangelizador en vídeos, Youtube y TV y desde hace un par de años obispo auxiliar en Los Ángeles. Los escuchó y leyó algo acerca de la historia de la Iglesia y su ruptura en el siglo XVI.

Un vídeo del padre Barron (hoy ya obispo) sobre Jesús: “o es Dios, o es un mal hombre”

En septiembre de 2018, Rohan se acercó a la capellanía católica de la Universidad de Glasgow y por primera vez habló en persona con católicos.

Empezó a cursar el seminario de iniciación cristiana para adultos y a acudir a las reuniones de la Sociedad Católica de la Universidad de Glasgow.

Para él, era entrar en un mundo extrañísimo y ajeno. ¡Una cosa era reflexionar sobre ética e historia, y otra muy distinta rezar!

Rezar el Padrenuestro, cosa muy rara, de secta extraña

“En la Sociedad Católica dicen el Padrenuestro al principio de los encuentros y yo pensaba: ¿qué es esta secta en la que me he metido?” Rezar, pronunciar esas antiguas palabras que, según la Biblia, Jesús había enseñado, repetir esa vieja fórmula del pasado, todos a la vez… le era tan extraño como cualquier cántico de religión del extremo oriente. “Al principio era muy extraño, los primeros días en la capellanía me costó acostumbrarme”.

“Era difícil empezar a rezar, pero mis planteamientos filosóficos anteriores hasta el momento no habían sido correctos, así que estaba abierto a probar de todo. Aunque era difícil, tenía que hacerlo, y después encajó, y ahora me sale natural”, explica, apenas 7 meses después.

Lo que más le costó: que la gente sepa su fe

Para ser católico hay que renunciar a ciertos comportamientos, buscar la virtud, etc… eso implica esfuerzo, dominio de sí. Pero nada de esto ha preocupado mucho a Rohan. “Creo que lo que fue bastante difícil fue ‘salir del armario’ católico. Muchos de mis amigos son ateos e intentar explicar que lo mío no son meros ‘deseos’, que mi camino ha sido muy razonado,es difícil”, señala.

“Ha sido duro también en Navidad, con mi familia. Quedaron bastante impactados. Me decían cosas como “¿no es esa iglesia sexista?” Mi hermano piensa que estoy engañado y que me he unido a una secta. Mi padre dice que él es cristiano sin Cristo y que le gustan algunos de mis valores. Hay partes del cristianismo que yo no sé explicar con todas las respuestas y no puedo defender tan bien como quisiera”.

Ha hecho amistades fuertes con tres personas del curso de iniciación a la fe católica, pero nadie más en este curso venía de un ateísmo firme, sino que muchos tenían orígenes católicos, aunque desatendidos. “Pero creo que hemos crecido todos juntos”, explica satisfecho.