Home < Diócesis < Crónica: Misiones de jóvenes españoles en la Diócesis de Villarrica

Crónica: Misiones de jóvenes españoles en la Diócesis de Villarrica

Del 23 de julio al 8 de agosto la Diócesis de Villarrica acogió a un grupo de misioneros españoles que anunciaron la Buena Nueva en distintos puntos de nuestro territorio diocesano.

El grupo lo conformaron 25 jóvenes provenientes de Madrid, Getafe, Barcelona y Córdoba, acompañados por el P. Javier Siegrist, sacerdote diocesano de Getafe, y el P. Carlos Olabarro, diocesano de Bilbao. Algunos jóvenes de Villarrica decidieron aprovechar sus vacaciones de invierno para sumarse también a esta misión.

Misa a los pies del volcán Villarrica

Con una Misa a los pies del Volcán Villarrica y posterior encuentro con las Clarisas Capuchinas de Pucón, los jóvenes dieron el vamos a la misión que comenzaría en las zonas rurales de Malalhue, Molonhue, Teodoro Schmidt e Isla Licán, del 24 al 28 de julio. 

  • (Revisa el álbum fotográfico del primer día AQUÍ)

Misión rural

El grupo que llegó a Malalhue, comuna de Lanco, fue recibido por el párroco P. Mario Cofré. El itinerario contempló la Santa Misa y Adoración Eucarística, visita a enfermos, bendición de casas, partido de fútbol, vía crucis, entrevistas radiales y muchas “oncesitas” con los vecinos. 

Misión Malalhue

Misión Malalhue

Misión Malalhue

En tanto, los que llegaron a Teodoro Schmidt fueron recibidos por el párroco P. Ramón Pérez y desde allí también salieron a misionar a Molonhue e Isla Licán. Además de visitar a las familias y dar la comunión a los enfermos, los misioneros fueron testigos del bautizo de seis miembros de la comunidad de Molonhue.

Misión Molonhue

Misión Molonhue

Misión Molonhue

Los jóvenes terminaron muy agradecidos por el cariño y la acogida recibida de parte de todos los que abrieron las puertas de sus casas y de sus corazones, porque a través de ellos han recibido en sus casas a Jesús y su Palabra.

  • (Revisa el álbum fotográfico de la misión Malalhue AQUÍ)
  • (Revisa el álbum fotográfico de la misión Molonhue AQUÍ)

Misión urbana

Concluida la misión rural, los jóvenes dedicaron del 29 de julio al 8 de agosto a servir en la ciudad de Villarrica. Hospedados en la Casa Pastoral San Jorge, donde recibieron una cálida atención, los misioneros compartían cada noche las experiencias vividas durante el día y pudieron escuchar varios testimonios de fe de algunos fieles de nuestra diócesis.

Colegio Humanidades del Sagrado Corazón de Jesús

Escuela Especial Beato Luis Orione

Comedores sociales

Los puntos de misión fueron el Colegio Humanidades del Sagrado Corazón de Jesús, la Escuela Especial Beato Luis Orione, los comedores Sagrado Corazón, San Francisco y La Misericordia. También visitaron la cárcel, el hospital, un hogar de niños y a las familias de la Ruta del Pancito, entre otros lugares. 

Misión Collico

Molco bajo

Desde Villarrica, los jóvenes también salieron a misionar a Molco Bajo y Collico, donde hicieron puerta a puerta y catequesis. 

Encuentro con la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Villarrica

Durante esos días también se llevó a cabo el encuentro con la Pastoral Juvenil de la Diócesis de Villarrica, el sábado 3 de agosto. La jornada incluyó una charla del P. Javier Siegrist sobre la santidad, Adoración al Santísimo Sacramento, dinámicas y juegos, Santa Misa y almuerzo a la chilena. 

  • (Revisa el álbum fotográfico de la misión urbana AQUÍ).
  • (Revisa el álbum fotográfico del encuentro con la Pastoral Juvenil diocesana AQUÍ).

Encuentro con la Santina de Covadonga

Misa en el Santuario de la Virgen de la Covadonga de Choshuenco

Una de las actividades más emotivas fue la visita al Santuario de la Virgen de la Covadonga de Choshuenco, el lunes 29 de julio, día de Santa Marta. Allí, por cosas de Dios, los misioneros celebraron Misa al mismo tiempo que un campamento de la Diócesis de Getafe llegaba al Santuario de Convadonga en España. Esa misma jornada también dieron un paseo por la Reserva Biológica Huilo Huilo y visitaron la Parroquia San Sebastián de Panguipulli. 

Despedida

El jueves 8 de agosto los jóvenes tomaron el bus de regreso a Santiago, concluyendo así una misión marcada por la alegría del Evangelio. La Diócesis de Villarrica les agradece su generosa entrega y pide a la Virgen Santísima que los acompañe siempre en su camino de santidad.