Home < Diócesis < Ordenación diaconal de seminarista Roberto Mera: “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti” [FOTOS Y VIDEO]

Ordenación diaconal de seminarista Roberto Mera: “Esta es la vida eterna, que te conozcan a ti” [FOTOS Y VIDEO]

El sábado 21 de septiembre, en la Fiesta de San Mateo Apóstol y ante una multitud de fieles que desbordó la Catedral de Villarrica, el seminarista Roberto Mera Suazo fue ordenado diácono transitorio, eligiendo como lema “Esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y al que tú has enviado, Jesucristo” (Jn 17,3).

La Eucaristía fue presidida por el Obispo de Villarrica, Mons. Francisco Javier Stegmeier, concelebrada por los sacerdotes de la diócesis y acompañados por los diáconos y seminaristas del Seminario Mayor San Fidel. 

Entre los asistentes que acompañaron a Roberto en este importante paso hacia el sacerdocio, estuvo su familia, amigos, religiosas, un coro magistral, fieles de la parroquia catedral, donde creció, y de otras comunidades donde ha servido como seminarista. 

En su homilía, Mons. Stegmeier señaló que “la elección de Roberto al ministerio sagrado es un don de Dios que no depende de méritos personales previos”, sino “de la misericordia del Corazón de Cristo”. 

Aseguró además que “no es lo mismo haberse ordenado hace diez o veinte años que ordenarse hoy”.

“Roberto, en nombre de Jesucristo, hoy te ofrezco menosprecios, insultos, calumnias y todo tipo de contradicciones. Pero también como Cristo, en su nombre y apoyado en su promesa, te prometo aquella alegría y aquella paz del mismo Cristo y que nadie te podrá quitar. Y poseerás la vida eterna en herencia a tu fidelidad”, expresó.

Bajo este escenario, el prelado indicó que “la condición para que un ministro célibe, pobre y obediente sea muy feliz, aún en medio de las persecuciones, es que en él resida el amor de Cristo y así participe de su misma alegría”. 

“El amor es la fuerza para mantener la fidelidad y conservar la amistad del Señor. La clave es que Cristo sea ‘el’ amigo de Roberto: ‘A ustedes los he llamado amigos, porque todo lo que he oído a mi Padre se los  he dado a conocer’ (Jn 15,15)”.

Mons. Stegmeier señaló además que “hoy el mundo, no siempre con recta intención, ciertamente, nos está diciendo por todos los medios cómo debe comportarse un consagrado al Señor y se encarga de denunciar a quién no ha cumplido con sus promesas de celibato, de pobreza y de obediencia. Parafraseando a San Pablo, podemos decir:  ‘Pero ¿y qué? Al fin y al cabo, hipócrita o sinceramente’ (Fil 1,18), estas denuncias contribuirán providencialmente a que los ministros vivamos como corresponde a nuestra identidad, a nuestra vocación y a nuestra misión”. 

“La transparencia exige coherencia. Los ministros del Señor y de la Iglesia han de ser vistos siempre como hombres ‘de buena fama, llenos de Espíritu y de sabiduría’ (Hch 6,3)”, sentenció.

En vistas al próximo paso de Roberto que es el sacerdocio, el obispo elevó su oración para que “haya suficientes sacerdotes que anuncien el Evangelio, bauticen, confiesen, unjan a los enfermos y celebren la Eucaristía. Jóvenes aquí presentes, les animo a que se dispongan a seguir a Jesucristo. Dénle la vida y Él les dará la vida eterna. ¡Vale la pena!”

“Oremos también por Roberto. Ayudémoslo a ser un santo ministro del Señor y de la Iglesia con nuestra oración y nuestra cercanía de hermanos en Cristo. También, si es necesario, hagámoslo con nuestra corrección fraterna, llena de verdad y de caridad”, expresó.

“Sobre todo encomendemos a Roberto a la intercesión de su Madre, la siempre Virgen María. Ella le mantenga siempre fiel a Jesucristo. En el Evangelio, es a los diáconos a los que les dice: ‘Hagan lo que Él les diga’ (Jn 2,5). A Jesucristo sea todo honor y toda gloria, por los siglos de los siglos. Amén”, concluyó el Prelado.

Tras la Eucaristía se realizó un compartir fraterno, donde hubo comida, presentaciones folclóricas y sentidas palabras al nuevo diácono en tránsito al sacerdocio.

Roberto Mera Suazo, de 26 años, creció y se educó en la ciudad de Villarrica. Maduró su vida de fe en la parroquia catedral parroquia Sagrado Corazón de Jesús e ingresó al Seminario Mayor San Fidel el año 2012. Actualmente ejerce su año pastoral en la parroquia Inmaculada Concepción de Loncoche.

En declaraciones a Comunicaciones del Obispado de Villarrica, Roberto Mera Suazo, expresó su alegría por este nuevo paso en su camino hacia el sacerdocio y señaló que “La Iglesia me confió ahora este ministerio del diaconado para abajarme, para ser servidor, para lavarle los pies a mis hermanos. Lo tomo con mucha responsabilidad, con esa humildad que caracterizó el Señor”.

Aseguró que “mi servicio no puedo vivirlo plenamente si no bebo de él, de su palabra, de su cuerpo, una vida de oración intensa, eso es lo que me pide el Señor. Y lo quiero vivir así, de la forma más plena posible y que ante todo sea el Señor el que brille”.

Para Roberto, “han sido días de mucha gratitud, de valorar todo lo que el Señor ha hecho, el pueblo de Dios, el testimonio de fe de mis padres, antes de mi abuela, y de modo particular de varios sacerdotes, entre ellos mi tío, el P. Clobert”. 

“Doy gracias a Dios por la gente que me acompaña, que ha hecho oración, y gracias a la Virgen Santísima, la Madre que ha estado siempre a mi lado. Esto es un don de Dios, es pura misericordia, pura gracia, y pido a Él que me de un corazón siempre agradecido”, expresó el nuevo diácono transitorio.