Home < Diócesis < Mensaje de Mons. Stegmeier a Carabineros de Chile en su 93º aniversario

Mensaje de Mons. Stegmeier a Carabineros de Chile en su 93º aniversario

Hermanos en Jesucristo:

En este día, 27 de abril, Carabineros de Chile cumple 93 años de existencia al servicio de la Patria. Desde esta columna saludo, felicito y agradezco a Carabineros por su presencia y labor en la comunidad. También elevo mi oración al Señor para que les proteja en el peligro, fortalezca a quienes cumplen sus funciones en destinaciones geográficas o existenciales extremas, les ayude a ser fieles al ideal de la institución, acompañe a sus familias y de la vida eterna a los que han fallecido, especialmente si han muerto en un acto de servicio.

Para conocer a una institución hay que ir al ideal que la anima, más allá de las personas que la integran. El ideal de Carabineros es hermoso y atrayente. Por eso son tantos los jóvenes, muchos de ellos de esta zona, que se entusiasman por vestir el uniforme de Carabineros. Este ideal es el servicio a la Patria, a los compatriotas y hermanos, salvaguardando el orden y la paz social. Por sobre todo, los carabineros quieren hacer realidad lo que entonan en su himno: “Somos del débil el protector”.

La Patria es tarea de todos. Cada uno de sus habitantes la ha recibido de Dios como un regalo y como una responsabilidad. La fidelidad a la voluntad del Señor y a las raíces cristianas de Chile en el seno de la familia y de las instituciones, en los momentos de trabajo y recreación, en los tiempos de alegría y de dolor hará que volvamos a vernos todos hermanos unos de otros y a tratarnos como tales.

Carabinero tiene como misión precisamente asegurar el orden público que permita las condiciones sociales para que cada uno pueda vivir según la dignidad que le corresponde como persona humana, creada a imagen de Dios y redimida por Jesucristo. Sólo en el respeto de la Ley de Dios y de las legítimas leyes humanas se puede convivir en un ambiente de paz, de armonía y de confianza, garantizando así  la protección del más débil.

Los ciudadanos y Carabineros somos parte de un proyecto común que quiere asegurar una convivencia fundada en la verdad y el bien, en la justicia y la paz. Cada carabinero debe ser visto como un compatriota y como un hermano. No podemos tolerar las injustas agresiones verbales y físicas contra los carabineros. No se lo merecen. En un Estado de Derecho las presumibles faltas personales o institucionales tienen que ser vistas por las instancias correspondientes.

Es justo reconocer y agradecer el abnegado servicio de los carabineros y tratarlos con respeto y cariño. El Señor Jesucristo, por intercesión de su Madre, la Virgen María bajo la advocación de Nuestra Señora del Carmen, bendiga a Carabineros de Chile.

+ Francisco Javier Stegmeier

Obispo de Villarrica