Home < Di贸cesis < Reflexi贸n de Mons. Stegmeier: 60潞 aniversario sacerdotal de don Sixto

Reflexi贸n de Mons. Stegmeier: 60潞 aniversario sacerdotal de don Sixto

Don Sixto Jos茅 Parzinger Foidl, Obispo Em茅rito de Villarrica

Hermanos en Jesucristo:

Con inmensa alegr铆a y gratitud celebramos este 29 de junio los sesenta a帽os de ordenaci贸n sacerdotal de nuestro muy querido Don Sixto Jos茅 Parzinger Foidl. En efecto, como es costumbre entre los capuchinos de Baviera, Alemania, fue ordenado sacerdote en la Solemnidad de los Santos Ap贸stoles Pedro y Pablo en el a帽o 1960.

Don Sixto, nacido el 21 de diciembre de 1931 y que ya cumpli贸 cincuenta y cinco a帽os en Chile, se hizo presente entre nosotros 鈥渃on su sencillez capuchina, con su 谩nimo de paz, con su trato amable鈥 primero en Boroa y luego en Padre Las Casas. El 5 de marzo de 1978 fue consagrado obispo del Vicariato Apost贸lico de La Araucan铆a, como sucesor del Siervo de Dios Guillermo Hartl.

Un obispo hizo esta semblanza de don Sixto: 鈥淓n las Asambleas Plenarias, don Sixto aporta, como su predecesor don Guillermo Hartl, su piedad profunda, su trato fraternal, su carisma franciscano y ese algo inocente y transparente pero inteligente y profundo que ha sido caracter铆stica de los capuchinos b谩varos que durante tantos a帽os evangelizaron el sur de Chile鈥.

Con ocasi贸n de este aniversario, en nombre de la Di贸cesis, agradezco al Se帽or la presencia, el ministerio y el buen testimonio de nuestro querido hermano don Sixto. Mi experiencia es que en todas partes se le recuerda con mucho cari帽o y todos hablan bien de 茅l. Muchos hemos sido testigos de c贸mo, espont谩neamente, los fieles aplauden cuando lo ven participando en alguna Misa en la Catedral.

Son muy pocas las personas que llegan a cumplir sesenta a帽os de vida activa en cualquier 谩mbito, ya sea personal, familiar o profesional. A don Sixto, el Se帽or le ha concedido vida larga, buena salud聽 -m谩s en la ancianidad que en la juventud-聽 y fidelidad en el ministerio del sacerdocio, ejercido de modo ejemplar.

El testimonio de don Sixto tiene que ser un est铆mulo para quienes somos m谩s j贸venes que 茅l, pero especialmente para los que est谩n comenzando reci茅n a asumir compromisos matrimoniales, familiares, profesionales o religiosos, en este 煤ltimo caso, como acontece en estos d铆as con tres j贸venes reci茅n ordenados para el servicio sacerdotal.

El testimonio que quiero destacar de don Sixto es que con la gracia del Se帽or se puede ser siempre fiel y muy feliz en la entrega total a Cristo en el sacerdocio y nos ense帽a que Dios quiere que el proceso del envejecimiento del cuerpo se corresponda con el crecimiento cada vez mayor de la vida espiritual, pues 鈥渆l que est谩 en Cristo, es una nueva creaci贸n; pas贸 lo viejo, todo es nuevo鈥 (1 Cor 5,17). As铆, m谩s que el joven, es el anciano quien se constituye en modelo de vida.

+ Francisco Javier

Obispo de Villarrica