Home < Diócesis < Hogar Divina Misericordia: 25 años del “Comedor de Santa Faustina”

Hogar Divina Misericordia: 25 años del “Comedor de Santa Faustina”

El Hogar de la Divina Misericordia, ubicado a un costado de la Capilla Virgen del Carmen de Villarrica, es el punto de encuentro de muchas personas que encuentran allí algo más que comida. 

Este hogar no solo entrega un almuerzo, sino que busca hacer vida las obras de Misericordia (conózcalas en aquí), siguiendo el ejemplo de Santa Faustina Kowalska, Apóstol de la Divina Misericordia (conozca su vida aquí).

“Lo principal para nosotros es la oración y el apostolado de la Divina Misericordia. A partir de eso vienen las obras”, explica la Sra. Patricia Martínez González, cocinera y encargada de este Hogar desde sus inicios, hace 25 años.

Todo comenzó en octubre de 1995. “Había un sitio eriazo en la Capilla Virgen del Carmen. Pedimos autorización del entonces párroco, P. Jaime Catalán, y del obispo, Don Sixto Parzinger, para poder poner ahí nuestro lugar. El Hogar de Cristo nos donó una mediagua. Luego, gracias a Dios y a la generosidad de muchos, pudimos agrandar y levantar de a poco esta casita” recuerda Patricia. 

“Empezamos trabajando con viejitos abandonados, en hogares de ancianos. Luego comenzamos la catequesis en la cárcel, sacamos altares peregrinos, realizamos encuentros, y hoy tenemos un comedor en el que atendemos a personas de toda raza y religión”, relata.

Actualmente el comedor tiene alrededor de 15 voluntarios. Atiende de lunes a viernes a 25 personas inscritas, además de los casos esporádicos. Su asesor diocesano es el P. Daniel Rojas. “Ahora con la pandemia entregamos los almuerzos. Los comensales vienen con sus mascarillas y el comedor les ofrece mascarillas y alcohol gel. Así avanzamos, confiando en Dios y cuidándonos”, expresa Patricia.

La Sra. Patricia comparte emocionada algunas anécdotas. Comenta, por ejemplo, que hace dos años, llegaron los primeros haitianos. La llamaron con cariño “mamá” Patricia, y a ella acudían en cada necesidad, incluso tuvo que asistir a mujeres embarazadas que estaban a punto de dar a luz. 

“También vienen borrachitos y otros hermanos que nos dejan sus ollitas colgadas en la reja y a la hora de almuerzo vienen a recogerlas”, agrega.

El comedor de Santa Faustina

“Yo digo que este comedor es de Santa Faustina. – afirma convencida la Sra. Patricia – Yo soy la ayudante de Santa Faustina, porque ella es realmente la administradora”. 

Esto porque es el modelo de esta gran Apóstol de la Divina Misericordia el que busca vivir cada voluntario del Hogar: “Queremos anunciar que la Misericordia es lo más grande, que es el amor y el perdón de Dios lo que debe encontrar el mundo. Estamos como estamos porque no nos hemos acogido a la Misericordia de Dios”.

En su caso, Patricia comenzó a los 42 años con este apostolado. Hoy tiene 66. “Conocí esta espiritualidad en Osorno. Nuestro apostolado está presente de Arica a Punta Arenas, pero no nos conocen porque es silencioso. Vivimos de la caridad, de donaciones. A veces estamos en la ‘quemá’, pero llegamos”, explica.

“Si yo amo a Dios, quiero proyectar este amor a mi prójimo. Y así soy feliz”, afirma. 

Sus últimas palabras de la entrevista se las dedica a su familia: “Gracias a Dios que mi familia me entiende y acompaña. Desde el comienzo, mi esposo y mis tres hijas me vienen a ayudar, primero cambiando pañales y ahora trayendo comida”. 

“Mis hijos ya están grandes, profesionales, y ellos nos mantienen mi marido y a mí. Así podemos seguir con esto al cien por ciento. Esta es mi segunda casa y dejo todo para venir aquí”, expresa Patricia. 

Apostolado de la Divina Misericordia Villarrica

Dirección: Galvarino con Antifil sin número (recinto Capilla Virgen del Carmen,población Diego Portales ,Villarrica)
Teléfono: 9-89496981  Facebook: https://www.facebook.com/apostoladodivina.misericordiavillarrica

Causa MovidosxChile: Conoce nuestra causa diocesana para seguir ayudando a los más necesitados . Más info: https://diocesisdevillarrica.cl/?p=9528